Posts on Twitter:

Panamá at night.







En nuestro editorial de este sábado, una reflexión sobre la confianza y la cautela en el mundo empresarial




| El TSE debe prevenir para no lamentar. No basta con reafirmar buenas intenciones y grandes esperanzas, puesto que la credibilidad de la institución se encuentra en juego debido a los recientes errores e inconsistencias (…) ►







ℓσνє ωιℓℓ кєєρ уσυ υρ тσиιgнт Muse @siddhi_idnani Styling @rashiiij MUA .kay

























de esta semana: Anuncios para trabajar en el Hospital y un colectivo para mantener el Medio Ambiente.










Moonshots sind Ideen, die das Potenzial haben, unser Leben kolossal zu verändern. Hierzulande gelten Visionen jedoch noch immer als Grund für einen Arztbesuch. Kann beides zusammengehen? Einblick in die neue neue Ausgabe von managerSeminare




From Client Style Issue 21 clientmagazine out this Monday, an 'artist at work' image from my interview and editorial with Hungarian abstract painter karlmeszlenyi 🎨









Posts on Tumblr:

Linda Helena by Tugberk Acar for L’Officiel Turkey, July/August 2019

| Hacer Fanzine para hacer comunidad |

Cuando se habla de Fanzine suelen pasar dos cosas: 1) se ignora a que refiere el término (prueba mas que suficiente de las limitaciones que tiene éste formato respecto a su discusión y mediación fuera del círculo del Diseño y las Publicaciones) o 2) si se conoce, de manera casi automática, se vierten sobre él una serie de juicios considerándolo como una suerte de objeto editorial abstracto.

No es profesional / es súper disidente / me gusta / no me gusta / son algo mal hecho/ está padre/ es improvisado/ está pinche/ qué curioso / está chingón/ es muy experimental / tiene diseño/ ni tiene diseño/ tiene reglas/ nos las tiene/ o simplemente no me interesa por qué me gustan otras cosas que están más chidas.

Si pensamos con cuidado, todas estas apreciaciones se hacen desde la objetualidad del Fanzine, pensando sobre éste de manera abstracta, como si pensaramos que todos los Fanzines fueran la misma cosa.

La verdad no hay nada más alejado de la realidad; hay tantos tipos de Fanzine como personas que los hacen.

Hablo de todo ésto simplemente por qué me importa, así, sin más, y de fondo esa es la esencia del Fanzine, este es su nexo con la idea de comunidad.

Hacer Fanzine es una forma de hacer comunidad porque es, justo, un medio de comunicación para visibilizar lo que es importante para ese grupo organizado de personas, para permitir adherir a aquellos que comulgan con las ideas de éste grupo.

Hacer Fanzine excede por mucho las fronteras establecidas para un formato, una disciplina o un estilo. Representa más bien la posibilidad de que cualquier comunidad pueda enunciar sus ideas, sus temas y sus preocupaciones a partir de tomar el control de sus propios lenguajes.

Hacer Fanzine es otorgar a los sujetos el derecho a ejercer desde sí y para sí la potencia que las autopercepciones político-estéticas poseen para hacer efectiva la cohesión y la pertenencia a las comunidades.

Hacer Fanzine es ejercer el derecho a gestionar las visualidades, el derecho a decir en los propios términos, insdisciplinadamente, por el puro goce de decir sin que nos traduzcan, sin creer que algo está bien o mal hecho solo por qué está validado por aquellos que se colocan desde el privilegio del “saber culto”.

Hacer Fanzine es poner el cuerpo, el saber y el pertenecer al servicio de una forma comunicativa que solo pide una sola cosa: Que se diseñe cómo se vive y nada más.

Registro tomado de un Taller-comunidad titulado “fanzine desde la experiencia” . El Casa. Oaxaca. 2019.